Ranking de Educación

Ranking de Educación


Jorge Melgarejo
Alumno Ing.Comercial Usach


La educación en Chile debería ser un tema prioritario para el
desarrollo del país. Más allá de la retórica, se necesitan métricas
para certificar de manera concreta la calidad de la educación. No
basta con medir la educación solamente a través del Simce, el cual en
muchos casos es manipulado. Debemos dirigirnos en la senda de un
ranking integral de educación básica y media. Este instrumento
debería contener variables como transparencia (estados financieros
auditados y públicos para la comunidad), rotación de profesores,
calidad de infraestructura, profesores destacados en la evaluación
docente, calidad de planes de enseñanza, grado de cumplimiento de
objetivos mínimos propuestos por el Ministerio de Educación, y puntaje
promedio Simce y PSU. De esta forma los padres podrán elegir en que
establecimiento educan a sus hijos, obteniendo información objetiva
más allá del marketing de colegios que prometen buen puntaje Simce
dentro de la comuna. El rol del Estado debe ser informar y fiscalizar
el cumplimiento. La certificación de calidad del sistema ha ayudado a
países como Corea del Sur a dar el gran salto hacia el desarrollo, y
Chile también puede hacerlo. El Ranking Público con variables
objetivas ayudaría a disminuir la gran asimetría de información
existente en el mercado y contribuiría a la efectividad de la
enseñanza chilena elevando los pobres estándares actuales.

Publicado Diario Estrategia 13/06/08

|

Comentarios

 pruebas estandarizadas fuerzan a un currículum único.

 Las pruebas estandarizadas no miden calidad de la educación y enfocan su atención en lo que los estudiantes no saben o no pueden hacer. Además desprestigian a la educación pública gratuita, pluralista y hay que intentar construir una lógica de responsabilidad compartida en torno a la enseñanza.
Existen pruebas estandarizadas de aptitud y las pruebas de logros, las de aptitud intentan predecir como les irá a los estudiantes en el nivel educativo siguiente, una predicción imprecisa , ya que no es inteligente apoyarse completamente en el puntaje en una prueba estandarizada para predecir quién tendrá éxito y las pruebas de logros se apoyan en variables cuantitavas, puntajes obtenidos por los estudiantes y se mal utiliza para promover la competencia entre los colegios, ya muy segmentados según las realidades sociales y las autoridades del sector son las responsables de imponer reformas educativas que hoy revelan su profundo fracaso. La pregunta que sigue es quién se beneficia y quién se perjudica con esa política educativa de selección.
En América Latina tenemos suficientes evidencias de que las políticas públicas que impone el BM, junto con otros organismos financieros internacionales de corte neoliberal, profundizan la desigualdad social, es en esta región donde compartimos los efectos más nocivos de la aplicación de pruebas estandarizadas, entre ellas, una creciente desmoralización del docente, pues se busca debilitar al maestro, hacerlo perder su autoestima y enfrentarlo con los padres de familia y la opinión pública, situación que por más de dos décadas he observado una y otra vez, esta evidencia me permiten hablar de la necesidad de un cambio en las políticas educativas incorporando conceptos de diversidad y contexto en los currículos.
Se necesita un trabajo colaborativo entre la comunidad escolar y los encargados de hacer las políticas, pero también observo por más de 10 años que a pesar de de las recomendaciones, el Ministerio de Educación y grupos de poder, siguen diseñado pruebas estandarizadas con efectos devastadores sobre los estudiantes y continuan privatizando la educación, he sido testigo, que aprendizajes medidos por pruebas estandarizadas nacionales e internacionales, indican un estancamiento o a lo más un leve mejoramiento, no compatible con el aumento de recursos involucrados esta últina década .
Los bajos resultados lo tienen los colegios que atienden a los más pobres y se les evalúa con variables cualitativas, como malos, flojos, ineficientes (escuelas prioritarias), frente al prestigio que poseen los privados que cobran y seleccionan. La prueba genera competencia la que frecuentemente concluye en formar el espíritu mercenario, a la vez profundiza el carácter individualista y otros rasgos como el saber ser y el saber convivir no cuentan y luego se dice que esta es la sociedad de la información y el conocimiento.
Las causas de esa confusión se hace a través del marketing de los colegios particulares y particular subvencionado, más la publicidad y los intereses económicos que promueve esta educación, le atribuyen al resultado del examen una explicación que en realidad no tienen y como no existe suficiente información para refutar aquello, terminan imponiéndonos una mentira, que es similar a aceptar que la temperatura de nuestro cuerpo se mide con otro elemento que no sea un termómetro.
En el caso de la educación, la calidad educativa esta siendo medida de modo equivocado y el examen, es una práctica en la cual subyace un concepto reduccionista de la educación que la convierte mecánicamente en un problema de rendimiento, en esta perspectiva reduccionista, no se consideran los procesos afectivos y socioculturales que están en la base del aprendizaje, por tanto, no sólo existe una distribución desigual del capital económico, sino que también hay un sistema similar de distribución de capital cultural.
En el trabajo observo la presión de los docentes que les corresponde rendir la prueba, ya que todo apunta a su calidad como docente y nivel de calidad del colegio, desafortunadamente, el resultado de la prueba es el principal indicador con el cual la mayoría de las comunidades evalúa el éxito educativo, si los resultados tienen estas consecuencias fuertes para los alumnos y también para las escuelas, los maestros y las autoridades escolares priorizarán los temas cubiertos por las pruebas; dejando fuera aspectos importantes del currículo, el resultado será negativo en la formación de personas preparados efectivamente para la ciudadanía democrática y la integración social, aun si los puntajes en las pruebas suben. (Es mucho mas conveniente evaluar el conocimiento dentro del contexto en donde se esta desarrollando).
La realidad es que la medición, no dice relación con la calidad de la educación, ya que la calidad involucra indicadores más amplios, entre ellos la diversidad , la contextualización del curriculum, principios que se niegan, todo esto pasa por un enfoque vertical de arriba hacia abajo y nacionalmente estandarizado, que no valoró, ni valora la experimentación y la búsqueda de soluciones heterogéneas que atendiesen la diversidad de los contextos locales en la planificación educativa que hacen los docentes.
Nada se dice de los costos de la prueba, ni los dineros que se llevan las empresas externa que asisten a los colegios en recuperación y emergentes que son el resultado del fracaso de sus reformas, no obstante, lo único que hacen, es decir que los maestros somos los culpables de la crisis educativa, y ellos van y vienen en sus cargos, cobrando grandes salarios.
Existen razones empíricas por las cuales es inválido asociar la calidad de la educación en relación a los puntajes de las pruebas estandarizadas de logros.(SIMCE)
Existen teorías factuales que indican que las pruebas estandarizadas responden al modelo mercantilista y como es de toda lógica, buscan el lucro, sin embargo, nuestro currículum está siendo allanado por la prueba estandarizada y forzándonos a un currículum único, como si todos usáramos ropa de una misma talla.
Los estudiantes cuyas familias con estatus socioeconómico medio y alto les va mejor en la prueba por la riqueza de los estímulos de los ambientes que reciben y que son considerados en la prueba, mientras que aquellos niños(as) de sectores sociales más empobrecidos y de procedencia geográficac aislados, son los que obtienen los más bajos resultados y el único material didáctico por excelencia es el texto de estudio, no obstante la prueba estandarizada no siempre le considera esas las diferencias.
Los ítems, solo se considera un conjunto de ellos, como consecuencia de la búsqueda de una varianza de puntajes en las pruebas, los ítems en los cuales los estudiantes se desempeñan bien suelen ser excluidos, no obstante, estos ítems cubren muy a menudo el contenido al cual, debido a su importancia, los profesores dan mayor énfasis.
Así, cuanto más se esfuercen los profesores en enseñar conocimientos y/o destrezas importantes del marco curricular, menos probable será que las pruebas estandarizadas de logros incluyan ítems que los midan, por tanto mal se podría evaluar la eficacia del docente o afirmar que puntajes bajos o altos en las pruebas son resultado de la calidad de la enseñanza. (Pronto vendrán las evaluaciones estandarizadas a los docentes)
La diversidad en términos de la teoría de las múltiples inteligencias, no se considera ya que la capacidad intelectual innata de los estudiantes son distintas, una personas que nace con menor aptitud para afrontar tareas cuantitativas o verbales, puede poseer una mayor inteligencia “interpersonal” o “intrapersonal”, pero estas capacidades no son evaluadas por estas pruebas, las que se basan en conocimiento homogéneo, asumiendo que todos tienen las mismas habilidades, las mismas condiciones para aprender o el mismo contacto con el conocimiento evaluado.
Chile es uno de los países más desigualdades del mundo en el ingreso, esto afecta las condiciones sociales, culturales y el instalar una prueba estandarizada pone en desventaja a los grupos más vulnerables y sus resultados una y otra vez muestran esta realidad, más cuando las preguntas se elaboran con un lenguaje que no tienen el mismo significado para todas las clases sociales y en el caso de los pueblos originarios, al niño se le niega el derecho a ser evaluado en su lengua materna, por lo tanto el instrumento es hegemónico y excluyente.
(Diversidad bilinguista y cultural, el diseño de la prueba por otra cultura y someter al estudiante a rendirla es injusto y desigualdad, por tanto los datos obtenidos de esta manera no tiene sentido alguno)
Existe creciente consenso en que la desigual distribución de las oportunidades educativas es expresión de aquella inequidad social y, al mismo tiempo, uno de los pilares fundamentales en que se basa su reproducción.
El examen es un producto de la pedagogía del control y de la reproducción social del sistema capitalista, cuya base es la existencia de clases dominantes y clases dominadas,por ello no esta el respeto a la diversidad, la transversalidad y el enfoque intercultural de la educación, el respeto y la dignidad de los otros cuando los resultados se mal utilizan para clasificar en buenos o malos a los colegios, en donde los malos son los más desfavorecidos y excluidos por ellos mismos, que mucho hablan de la calidad, la equidad y de la justicia social, mientras buscan privatizar esos colegios en donde asisten los niños pobres.
La mayoría de los profesores, y familias piensan que las escuelas deberían ser calificadas en base a los puntajes que obtienen sus estudiantes en las pruebas estandarizadas de logros. Esas personas necesitan conocer estos y otros antecedentes.
Es responsabilidad de todo educador brindar esa información y educación, aún reconociendo que es una difícil tarea, ya que en la práctica el mercado tiene convencida a la población, pero como hemos visto las pruebas estandarizadas difícilmente podrán dar cuenta de los más importantes procesos formativos: la reflexión sobre sí mismo, sobre el mundo, la genuina comunicación con otros, la autorregulación, el reconocimiento de los otros, la solidaridad y la capacidad de negociar y gestionar con otros la mejora continua del ambiente grupal. Si estos aspectos no se evalúan ni cuentan para los estímulos económicos, seremos nosotros que debemos ponerlo en escena.
bLOG: David Maturana Céspedes
Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar